Entrevista a Daniel Velázquez, coordinador de los Centros Hispano-Rumanos de la Comunidad de Madrid: “Los rumanos son orgullosos, trabajadores y en cierta medida desconfiados”

Una de las figuras más representativas en el paisaje de la inmigración rumana en España, el coordinador de los dos Centros Hispano-Rumanos de la Comunidad de Madrid, Daniel Feito, es ni más ni menos el famoso cantante de la década de los ’60,  Daniel Velázquez. Gran conocedor y seguidor de la cultura rumana, el artista se ha convertido en uno de los más entregados promotores de la cultura, lengua y civilización rumanas, apoyando constantemente a este colectivo que actualmente representa la comunidad más numerosa de la población extranjera que reside en España.

Pregunta: Eres el coordinador de los dos Centros Hispano-Rumanos de la Comunidad de Madrid, y actualmente te encargas especialmente del de Coslada. En España ya es más que conocida la labor de los CEPIs pero como se trata de un periódico que saldrá también en EE.UU., explíquenos, por favor, brevemente qué es un CEPI Hispano-Rumano y cuál es tu función en el mismo.

Respuesta: La Comunidad de Madrid ha sido precursora en este tipo de Centros que tienen como objetivo la integración en la realidad cultural y social española de los colectivos de inmigrantes. En estos centros el inmigrante tiene a su disposición todo tipo de herramientas para que su integración sea lo menos traumática posible. En correspondencia, los españoles podemos conocer también de primera mano las costumbres y la cultura de estos colectivos. Mi misión como director es coordinar el trabajo de los distintos departamentos optimizando su labor.

P: Algunos piensan que, después de la entrada de Rumania en la Unión Europea, los centros hispano-rumanos deberían de cerrarse. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

R: En estos momentos no se dan las circunstancias para el cierre de estos centros rumanos. El rumano como primer colectivo a nivel del Estado es parte muy importante en la vida laboral y necesita el apoyo del país de acogida para su total integración. Sería un error cerrar los centros y gracias a Dios la Comunidad de Madrid así lo entiende.

P: ¿Qué piensas sobre la inmigración en general? ¿Y sobre la de los rumanos?

R: En las últimas décadas la inmigración ha sido el motor del despegue económico de nuestro país. El trabajo desarrollado por la inmigración ha sido fundamental. La mano de obra en su inmensa mayoría compuesta por gente joven ha dinamizado y optimizado el tejido laboral que nuestro país necesitaba. El pueblo rumano es muy similar a nosotros no sólo por nuestra ascendencia latina, también por sus costumbres y su cultura. Su integración ha sido más sencilla y rápida. El rumano es serio y trabajador en su inmensa mayoría. Sabéis que me unen con ese país lazos afectivos muy profundos, no soy la persona más indicada para hablar sobre los rumanos, sería en gran medida parcial. Amo ese país como si fuera el mío y cualquier juicio de valor sobre Rumania irá siempre encaminado a ensalzar sus virtudes como pueblo de la vieja Europa.

P: Eres, además del coordinador del CEPI, el conocido cantante Daniel Velázquez. A pesar de no ejercer ya esta profesión, no te has retirado del mundo del espectáculo, sigues pendiente de todo lo que pasa en este sector, y estás muy metido en el registro de la música rumana. Has organizado numerosos conciertos de cantantes o grupos rumanos aquí en España. ¿Tienes algún artista rumano favorito? ¿Qué genero de música es el que más te gusta?

R: Como bien dices, amo la música por encima de todo. Me gustan todos los géneros si están bien interpretados. Muchos de los más conocidos y populares en Rumania han actuado en España y he tenido el honor de invitarlos gracias a los distintos ayuntamientos que han patrocinado sus actuaciones. No sabría decirte uno pero si tengo que elegir en mi estilo de música me gusta Marcel Pavel, es un genial intérprete. En grupos de pop y rock me sentí muy impresionado con Holograf y Proconsul.

P: También compones canciones para artistas rumanos. Entre ellos, los que has mencionado, Marcel Pavel y Proconsul. ¿Por qué ellos y no otros? ¿Cómo los has elegido para que canten tus canciones?

R: Gracias a mi gran amigo Joey de Alvare que es un gran promotor rumano, tuve la ocasión de conocer personalmente a Marcel y a los componentes de Proconsul y me pidieron que pusiera letra a alguno de sus temas en español. Si algún otro intérprete rumano me lo solicita muy gustoso compondré las letras que ellos quieran.

P: Todavía tienes muchos fans que seguramente estarían encantados si sacases un nuevo disco. ¿Has pensado en esta posibilidad o en sacar algún disco Best of?

R: La música fue una etapa de mi vida profesional que tocó a su fin hace ya algunos años. Creo que hay que dejar paso a las nuevas generaciones. Se han editado CDs de mis canciones, con eso es suficiente.

P: No sólo eres un gran conocedor de la música rumana, pero también de la cultura y la civilización rumana. Te has convertido en uno de los embajadores españoles de nuestro país. Cuéntanos un poco sobre tus viajes a Rumania, alguna anécdota, qué es lo que más te llamó la atención la primera vez que fuiste allí, etc.

R: Por encima de todo, sus paisajes. Es necesario que el resto de Europa conozca Rumania, es un país muy bello. La primera vez que estuve de viaje entre Bucarest camino de Timisoara pasé por pueblos que eran idénticos a mi tierra Asturias. Al conductor del coche le pedí que parase para contemplar con tranquilidad la estampa que se me presentaba con unas mujeres sentadas en la puerta de sus casas con el pañuelo en la cabeza, exactamente igual de lo que había en mi tierra.

P: ¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de los rumanos?

R: Soy positivo por naturaleza. Los seres humanos tenemos actitudes buenas y malas y no creo que los rumanos sean diferentes a los españoles o cualquier otro pueblo europeo.

P: Describe a los rumanos en tres palabras.

R: Orgullosos, trabajadores y en cierta medida desconfiados.

P: Y ahora a los españoles (también en tres palabras).

R: Orgullosos, trabajadores y al igual que los rumanos desconfiados.

P: A pesar de la crisis que hay en España, los rumanos siguen viniendo a este país, en búsqueda de una vida mejor. ¿Qué consejo les darías a éstos?

R: En situación de crisis pocos consejos se pueden dar. La única y principal es que al final los buenos trabajadores son los que tienen más facilidad para encontrar trabajo.

P: ¿Qué opinas de la comunidad rumana que hay en España? Me refiero aquí a las asociaciones, embajada, consulado, medios de comunicación, etc. ¿Crees que están bien organizadas, que realizan una buena labor para los rumanos?

R: Podría hacerse mucho más pero no creo que sea solo culpa de los agentes sociales o de los organismos oficiales. El rumano es muy independiente y eso hace que participe poco en actividades colectivas.

P: Algún deseo para este nuevo periódico rumano Occidentul românesc.

R: Mis mejores deseos, sinceros. Vosotros, los medios de comunicación, podéis hacer mucho por la integración y por la difusión no sólo para el colectivo rumano, también para el colectivo español que necesita saber más y de mejor forma del pueblo rumano.

Ana-Maria Marinescu

Citește și